Chusmeá por aquí !

jueves, 19 de junio de 2008

¿intentar?






No sé porqué siempre estamos posponiéndolo todo, pero si tuviera que adivinarlo diría que tiene mucho que ver con el miedo; el miedo al fracaso, el miedo al dolor, el miedo al rechazo. A veces es miedo a tomar una decisión porque... ¿Y si te equivocas y cometes un error sin solución? Sea lo que sea lo que nos da miedo, una cosa es cierta: Cuando el dolor de no hacer algo es más insoportable que el miedo a hacerlo, es como si cargáramos con una pesada carga. Quien duda está perdido. No podemos fingir que no nos lo dijeron. Todos hemos oído los proverbios, a los filósofos, a nuestros abuelos advirtiéndonos sobre el tiempo perdido. Hemos oído a los poetas malditos instándonos a vivir el momento. Aunque, a veces, debemos escucharnos a nosotros mismos. Debemos cometer nuestros propios errores. Debemos aprender nuestras propias lecciones. Debemos dejar las posibilidades de hoy bajo la alfombra del mañana hasta que no podamos más, hasta que comprendamos por fin que es mejor saber que preguntarse, que despertar es mejor que dormir, y que fracasar y cometer un error enorme es mucho mejor que no haberlo intentado.

9 comentarios:

[ D a n i e l a ] dijo...

(UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU)
el mío está más roto :P

me mataste boló con ese texto,
no te banco ¬¬
ajajajaja

mentiiiiiiiiiii
te amo amod ♥

meli ( nube ).x dijo...

ese texto me dejo helada
diooor que buena serieee (L)
dsajsdjsahkjd'3-
che escuchame,luego de un millon de intentos fallidos por crear una entrada finalmente pudeeee
y ahora soy feliz (?) jajajaja
nada,me llevas por el mal camino,de la adiccion virtual (?) jajaja
calate el reproductor que tengo en mi blog,isaaaa (H) jajajaj
basta chau me voy(L)

lucesita dijo...

el miedo siempre nos impide crecer.
yo creo qe es mejor intentarlo que estar por siempre preguntandose que hubiera ocurrido si de verdad lo huieramos intentado beso.

Luis dijo...

Es por sobrevalorarlo todo. Al sobrevalorar demasiado la vida, no vagamos por rincones oscuros los sábados por la noche. Al sobrevalorar demasiado el dinero, no nos jugamos nuestros ahorros a una partida de mus o yo que sé, al sobrevalorarnos demasiado quizás el miedo nos asusta.

Nazu dijo...

Es lo que nos pasa, continuamente: sólo hay que saltar con los ojos cerrados.

Saludos!!

_eli * dijo...

m encanta tu blog tanto como tu flog jejej =)

t voy a robar algunas cositas jejej asi q capaz las vez por mi blog =)

besote

Palbo dijo...

El gato estaba en el sillón, durmiendo, con la cabeza para abajo como siempre, en esa posición que me hace pensar que sabe lo que es una anteflexión y que apoya su cabeza contra el suelo para estirar su columna.

Nicolas dijo...

Oziii
barbaro el texto, voy a cometer la ignorancia de preguntar si es tuyo, espero sepas disculparme(?)

despues de un tiempito de abandono volvi con mi cosito
Besos ozaito, te qiero mucho! mucho y mucho y se acabo.
Icolas

Ana. dijo...

Eyyy, eonctré tu blñog y quería hacerte una pregunta (sin ofender):
este poema lo escribiste vos?

Algún día me verás de otro modo.
Te girarás y dirás que no me quisiste, y yo pensaré que el mundo a veces es injusto e ingrato. Pensarás que el azul es solo un color mediocre, uno de tantos, y que al fin y al cabo, si pudieras elegir, nunca elegirías un color, sino poder VOLAR.
Luego mirarás lo que te queda entre las manos.
Las cicatrices.
Los calendarios.
Los acuses de recibo de tantas cosas que nunca llegaron, y las canciones que hablaban de alguien llamado tú-y-yo.
Tal vez sonreirás y pensarás que no fui tan cruel, y que cuando te miraba a los ojos decía la verdad.
O en el peor de los casos descubrirás que nunca aprendí a mentir y que era cierto.
Que te quería y me dolías algunas veces.
Que te quise bailar en cada rincón del planeta.
En cada palabra vestida de Octubre.
En cada orilla de la ciudad.
Que a pesar de todo, si yo hubiera podido elegir, te hubiera elegido a ti para todo.
Pero nos pasamos la vida queriendo poder elegir, y no es tan fácil.
Nunca es tan fácil.
Supongo que te pido perdón por todo y que echo de menos verte sonreír.